jueves, 2 de abril de 2009

Exposición Martha Rosler (la casa, la calle, la cocina)

El tema principal de la exposición es ‘lo público y lo privado’ mostrándolo a través de tres conceptos clave: la casa, la calle, y la cocina.
Rosler utiliza para ello diferentes técnicas como el fotomontaje, la fotografía y el vídeo.


La casa
Rosler pretende aquí relacionar la guerra (Vietnam) con el espacio doméstico. Relación de lo público y lo privado.
Para Rosler la casa no es sólo un espacio dónde vive una familia, sino que va más allá, para la artista la casa es el reflejo directo de una sociedad marcada por la época.

Acostumbrados a relacionar el hogar con lo doméstico y la ‘armonía’ familiar Rosler interrumpe esta supuesta armonía introduciendo imágenes totalmente integradas sobre la guerra de Vietnam, imágenes que se interrelacionan y hablan de la importancia de los elementos sociales, políticos y económicos que hacen actuar a las personas de una forma u otra, repercutiendo de este modo en el ‘ambiente’ de un hogar.

La calle
Rosler dirige su mirada aquí a la calle como espacio público, definiéndola a su vez como lugar de tránsito, de encuentros, imprevistos, lugar dónde las personas interactúan.
Rosler presenta lo cotidiano como la realidad y reflejo de una sociedad.

Destacaría la obra The Bowery in two Inadequate descriptive systems en la que Rosler muestra las huellas de la sociedad en la calle fijando su atención en los sin techo.
Se trata de fotografías en la que aparecen los restos de personas que pasaron por allí, restos que de alguna forma describen a esas personas y que Rosler complementa con textos.
La artista no retrata directamente a ninguna persona en particular, sino que retrata a una parte de la sociedad (los sin techo) de una forma general.

La cocina
En este trabajo Rosler pone en cuestión las actitudes y labores que siempre se han relacionado con la mujer, la cocina como espacio para la mujer, y que todavía siguen existiendo. Desde un carácter feminista muestra el papel de la mujer de una forma crítica y a veces irónica.
También habla de la mujer cosificada, mujer como objeto y a la vez víctima de las normas sexistas, poniendo de nuevo en relación lo público y lo privado.

Destaco la obra Semiotics of the Kitchen (Semiótica de la cocina), en la que como he dicho antes, Rosler cuestiona las normas sexistas, sirviéndose del leguaje oral y el objeto.
Llama la atención la seriedad con la que la artista aborda el tema, refiriéndome a la actitud, ya que en conjunto la obra adquiere un carácter irónico, e incluso de humor. Desde luego creo que el tema que aborda es un tema serio y que contrasta con la ironía y el humor con el que la obra se presenta.
Rosler va pronunciando el nombre de cada utensilio de la cocina a la vez que lo coge y realiza el acto para el que se puede utilizar dicho objeto, un acto que transfiere al objeto un significado diferente del que le es propio ya que lo relaciona con un utensilio que puede ser utilizado como arma.

El tema tratado aquí por Rosler me lleva a reflexionar sobre la continua problemática de las diferencias sociales que siguen existiendo y la lucha constante a la que la mujer especialmente está sometida por el deseo de una igualdad entre hombres y mujeres.

----------------------

En general destacaría de la obra de Rosler su forma tan clara y directa de presentar la realidad. No tiene ningún reparo en mostrar la realidad tal como es poniendo en bandeja al espectador su gran compromiso y sus principales preocupaciones como artista.

No hay comentarios: